José Mariano Michelena


Nació en Valladolid, hoy Morelia, el 14 de julio de 1772. De familia acaudalada, realizó los primeros estudios en su ciudad natal y posteriormente se dirigió a la Ciudad de México, donde obtuvo su título de abogado. Ingresó en la carrera de las armas como alférez de Dragones provinciales el 1 de enero de 1799. Se integró al Regimiento de Infantería de la Corona, en 1806, con el grado de teniente, y estuvo en acantonamiento en Jalapa. En septiembre de 1808, fue enviado a Valladolid, donde se unió a un grupo que conspiraba para que en esa ciudad se estableciera una junta o congreso que gobernara en nombre de Fernando VII en caso que España sucumbiera ante el ejército de Napoleón. Entre los conjurados se encontraban José Nicolás Michelena (su hermano), Manuel Ruiz de Chávez, Antonio Uraga, José María Ansorena, Soto y Saldaña, los militares Mariano Quevedo (teniente), Ruperto Mier y Manuel Muñiz, ambos capitanes; Manuel García Obeso, fray Vicente de Santa María, cura de Huango, y el subdelegado de Pátzcuaro.

 

El 14 de diciembre de 1809, el asesor de Valladolid, José Alfonso de Terán, supo del levantamiento programado para el 21 de ese mes, día hasta el que esperó para aprehender a los conjurados. José Mariano Michelena fue llevado preso al convento del Carmen y después a México; por orden del arzobispo virrey Francisco Javier de Lizana y Beaumont, fue enviado en enero de 1810 a servir en el regimiento de Jalapa.

 

Al estallar la insurrección encabezada por Miguel Hidalgo, Michelena fue aprehendido nuevamente, pero al no encontrarse ningún vínculo entre ambos movimientos, la Junta de Seguridad y Buen Orden lo encarceló en San Juan de Ulúa.

 

En 1812 se inició la conspiración de Veracruz, donde hubo la sospecha de la participación de Michelena; al fracasar ésta fue enviado a España en 1813, donde fue incorporado al ejército real que combatió a los franceses. Continuó en dicho ejército hasta 1820, cuando fue nombrado diputado a Cortes por Michoacán.

 

Al saber de la Independencia de México, regresó en 1822. Fue nombrado general de brigada y diputado del Congreso Constituyente. Como federalista, se opuso al imperio de Iturbide y se unió al Plan de Casa Mata. El Congreso acordó un gobierno provisional con un Poder Ejecutivo compuesto por tres personas: Nicolás Bravo, Guadalupe Victoria y Pedro Celestino Negrete; como los dos primeros no se encontraban, se eligieron dos suplentes: José Miguel Domínguez y José Mariano Michelena. Con la llegada de Nicolás Bravo el 31 de enero de 1824, Michelena tuvo que abandonar el poder y se le dio el cargo de ministro plenipotenciario ante la Gran Bretaña. Fue delegado al Congreso de América, en Panamá, convocado por Simón Bolívar.

 

Durante el gobierno de Anastasio Bustamante fue nombrado ministro de Guerra y Marina, cargo que ocupó del 14 de abril al 19 de octubre de 1837. Como masón, introdujo el rito de York a México. Trajo de Moka, Arabia, plantas de cafeto, que sembró en su hacienda cercana a Ziracuarétiro. Murió el 10 de mayo de 1852 en su ciudad natal.