Conferencia "El destino de las leyes de Reforma " PDF Imprimir E-mail

CONFERENCIA DE JOSÈ MANUEL VILLALPANDO

 

E
l historiador José Manuel Villalpando hizo un llamado a la reflexión colectiva para evaluar los alcances que tuvieron las Leyes de Reforma, que el 7 de julio próximo cumplirán 150 años de su promulgación. Durante la conferencia de clausura del curso la “Reforma Liberal en México” efectuada en la Sala de Lectura de la Biblioteca de las Revoluciones de México, el pasado 1 de julio.



 

La Reforma Liberal cumplió un ciclo de diez conferencias y correspondió al director general del INEHRM dictar la última, dedicada a los alcances contemporáneos de estas reformas. ¿Qué pasó con las Reformas? Para empezar el historiador dijo: “el legado principal de Benito Juárez lo estamos viviendo hoy y es el legado de la libertad, y una de sus ramas: la libertad de expresión”.

 

Sobre la importancia que se daba a la Reforma en los libros de texto, el también Coordinador de la Comisión Nacional para las conmemoraciones del Bicentenario del inicio de la Independencia nacional y el Centenario de la Revolución Mexicana, apuntó que la Reforma es un periodo de la vida nacional. La atención historiográfica se centró en el momento que el presidente Miguel Lerdo de Tejada elevó a rango constitucional las Leyes de Reforma en 1873-1874.

 

¿Cuál fue el destino de las leyes de Reforma promulgadas hace 150 años?, Villalpando comenzó su ejercicio de reflexión con la Ley Juárez que, dijo, estableció por primera vez la igualdad ante la ley de todos los mexicanos. Ahora, pregúntense, remarcó el ponente, ¿realmente existe igualdad ante la ley para todos los mexicanos? ¿Qué pasó con la Reforma?

 

La Ley Juárez estableció que en las prisiones, cárceles y demás lugares de reclusión las celdas debían ser de igual tamaño para todos los reclusos, afirmó el también divulgador de la historia, ante una sonrisa generalizada de los asistentes. ¿Dónde quedó la Ley Juárez?, se preguntó el autor de Batallas por la historia… ¿A qué se debe que las leyes quedaron en buenos deseos? ¿A la corrupción? No. A la idiosincrasia mexicana, afirmó Villalpando.

 

La Ley Juárez estableció también la supresión de los fueros coloniales, que se acabaran los tribunales especiales, que todos los mexicanos fueran juzgados por el mismo tipo de juez, el juez ordinario común, expuso el historiador y preguntó “¿dónde quedaron estas buenas intenciones?, salgan a la calle y podrán ver que existe, por ejemplo, una Comisión Nacional de Arbitraje Médico. ¿Todos iguales ante la Ley y los Tribunales? Acaso se equivocó Juárez. Hoy tenemos casi el mismo número de tribunales que había en la Nueva España”, remató José Manuel Villalpando.

 

En lo que respecta a la igualdad ante la Ley y ante los tribunales, la Ley Juárez no funcionó, aseveró el Director del INEHRM. Sobre la Ley Iglesias, hecha por el ministro José María Iglesias, y proclamada por el presidente Ignacio Comonfort, y que establecía las obvenciones parroquiales, dijo Villalpando, que esa sí sigue vigente.

 

Otro aspecto vigente, en cierta medida, de la Ley Iglesias es el que establece la credencial de pobre. “Sí, aunque parezca increíble, esta ley establecía la acreditación de calidad de pobre a quien acudiera a su ayuntamiento y la solicitara. Es como el antecedente de la Leche CONASUPO. Es el control por parte del Estado de los pobres, inventada en la Reforma”, comentó Villalpando. Al referirse a la Ley Lerdo, el historiador fue contundente: esta Ley ordenaba la desamortización de las fincas y bienes de manos muertas, o sea, decía “fraccionen y vendan”, pero señalaba que ni la Iglesia, ni las comunidades indígenas ni las corporaciones, como las empresas de hoy, podían comprar tierras. Esto se elevó a rango constitucional y estuvo vigente en las Constituciones de 1857 y de 1917.

 

Al hacer un paréntesis, Villalpando interrogó al público: “imagínense ¿qué puede hacer una empresa si no puede comprar tierras?” Recordó que en 1992 se derogó definitivamente esta ley. “A Carlos Salinas de Gortari debemos la derogación definitiva de esta Ley de la Reforma, a poco más de 130 años de haber sido expedida”.

 

Por último, el historiador se refirió a la Ley de Nacionalización de Benito Juárez, expedida el 12 de julio de 1859, que permitió la expropiación de todos los bienes de la Iglesia, en castigo, dijo Villalpando, a su abierta participación en la Guerra de Reforma y el financiamiento al Partido Conservador. ¿Qué pasó con esta Ley de la Reforma? En 1992, el Presidente Salinas de Gortari reformó el artículo 130 constitucional y echó abajo esta Ley.

 

José Manuel Villalpando concluyó: a grandes rasgos este fue el destino de las Leyes liberales mexicanas que el 7 de julio cumplirán 150 años.

 
Copyright © 2014 Open Source Matters. Todos los derechos reservados.