Conferencia “El Congreso Constituyente, la Constitución de 1857 y la Guerra de los Tres Años” PDF Imprimir E-mail

 

L
a actual Carta Magna de México no se podría entender sin el antecedente histórico del Congreso Constituyente que dejó como resultado la Constitución de 1857, que plasma en una treintena de artículos el primer “catálogo de los derechos del hombre” el cual sigue vigente, aseguró el Dr. Fernando Zertuche Muñoz.

 

México, Distrito Federal a 28 de mayo de 2009



 

La actual Carta Magna de México no se podría entender sin el antecedente histórico del Congreso Constituyente que dejó como resultado la Constitución de 1857, que plasma en una treintena de artículos el primer “catálogo de los derechos del hombre” el cual sigue vigente, aseguró el Dr. Fernando Zertuche Muñoz.

 

En el marco de la conferencia “El Congreso Constituyente, la Constitución de 1857 y la Guerra de los Tres Años”, celebrada en el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), el especialista hizo un recuento minucioso y recordó que estos acontecimientos fueron medulares para la vida institucional del país.

 

Explicó que es en ese Congreso Constituyente cuando unas decenas de mexicanos ilustres trataron de entender cómo sería una Patria libre, para después plasmar esas ideas en un texto que se convierte en la Constitución de 1857.

 

“La gran obra de estos 155 diputados constituyentes es que estructuran la Constitución en siete títulos y en 128 artículos, cuya primera treintena es uno de los más bellos catálogos de los derecho del hombre, porque sostiene que la garantías individuales son la institución esencial para diseño de la nación”, agregó.

 

El doctor en historia por la Escuela Práctica de Altos Estudios de la Universidad de París reiteró que a raíz del ingenio de mexicanos como Ponciano Arriaga, León Guzmán, José María Mata, Melchor Ocampo, Santos Degollado, entre otros, se planteó, a través del juicio de amparo y de un nuevo aparato judicial, un sistema de impartición de justicia más justo.

 

En esa época, continuó, se decretan las libertades que actualmente gozan los mexicanos, como es la libertad de enseñanza, de pensamiento, de imprenta y, desde luego, la de asociación y agrupamiento; sin perder de vista que son ellos quienes regulan los fueros eclesiásticos.

 

El autor de Memoria Mexicana añadió que el valor de recordar la Guerra de Tres años, que transcurrió de diciembre de 1857 hasta enero de 1861, es vital para el país, porque fue un conflicto armado que enfrentó a los dos bandos en el que se encontraba dividida la sociedad mexicana: liberales y conservadores.

 

Dijo que esta guerra puso en peligro la vigencia de la Constitución de 1857, lo que vulneraba el orden constitucional, sin embargo culminó con la entrada triunfal de Benito Juárez a la capital del país, donde instaló los poderes y las instituciones.

 

En ese sentido, el Dr. Zertuche consideró que la Constitución de 1857 permitió que más adelante se expidieran las Leyes de Reforma y estableciera el carácter laico del Estado mexicano.

 

“Fue como una segunda Independencia que consagró leyes e instituciones que formaron la Patria. Fue pues, un esplendido ramillete libertario”, sintetizó.

 

Con la conferencia del historiador Zertuche se concreta la cuarta sesión del curso “La Reforma Liberal en México”, realizadas todos los miércoles en la sede del INEHRM, donde especialistas en la materia hacen una revisión del pasado mexicano.

 
Copyright © 2014 Open Source Matters. Todos los derechos reservados.