FERNANDO MONTES DE OCA PDF Imprimir E-mail
Comparte este artículo en: Comparte este artículo en: Facebook Twitter Google Yahoo MyWeb Del.icio.us Myspace

FERNANDO MONTES DE OCA

<< anterior / siguiente >>

 

José Fernando Antonio Montes de Oca Rodríguez nació en Azcapotzalco el 29 de mayo de 1829. A los diecisiete años de edad, el 24 de enero de 1847 presentó su solicitud para ingresar al Colegio Militar llevado por un motivo verdaderamente loable y patriótico: “Deseaba servir en la gloriosa carrera de las armar al ver, al mismo tiempo, lo invadida que está nuestra República y queriendo serle útil en la actual guerra con Estados Unidos del Norte”. Su madre, viuda de un capitán del ejército, se comprometió a “ministrarle el calzado y ropa interior que necesite durante su permanencia en el repetido establecimiento, excepto el uniforme”, pues éste era proporcionado por el colegio. Montes de Oca fue destinado a la primera compañía.

 

El día de la batalla, Montes de Oca también intentó salir del castillo, saltando por las ventanas; le sucedió lo mismo que a Francisco Márquez: murió cazado por los tiradores estadounidenses. Sin embargo, a diferencia de Márquez, sobre su muerte sí hay testimonios. Primeramente, José T. Cuéllar, seguramente amigo de Montes de Oca, hace el estrujante comentario: “Yo recogí en los momentos del asalto, en confidencia íntima, el funesto presagio de Montes de Oca, a quien no sé qué voz de la eternidad le anunció su muerte. Impresionado por la convicción con que anunció su fin, le buscaba entre mis compañeros en el combate, le busqué después entre los prisioneros, pero no lo hallé”. Según Cuéllar, tres días después encontraron su cadáver en el cerro al lado norte.

 

Por su parte, Ignacio Molina narra también lo que pudo presenciar: “Fue ignominiosamente fusilado desde la azotea al asaltar por la ventana que veía a las llanuras del rancho de Anzures para reunirse con el resto de los alumnos que bajaron. Yo le vi caer para no levantarse más, sino en alas de la gloria”. Dice Molina que el cadáver de Montes de Oca “permaneció allí tres días, al lado de su pequeño fusil, mudo testigo de su valor y exaltado patriotismo”.


Fernando Montes de Oca murió cuando tenía la edad de 18 años y cuatro meses.

 

Tomada del libro de José Manuel Villalpando, Niños Héroes, México, Editorial Planeta, Grandes Protagonistas de la Historia Mexicana, 2004, pp. 76-77.